Italia Prohíbe las Protestas en Lugares de Culto y Emblemáticos

Un ministro tacha de “profanación” el rezo musulmán frente el Duomo de Milán. Interior estudia pedir una fianza a los organizadores de manifestaciones

4961ed605abab_zoom

Roberto Maroni, ministro del Interior del Gobierno conservador de Silvio Berlusconi, causó ayer un nuevo seísmo político en Italia. Maroni, que pertenece a la xenófoba Liga Norte, ha anunciado que enviará una directiva a los delegados del Gobierno para que prohíban las manifestaciones y concentraciones frente a lugares de culto, supermercados y edificios de valor histórico.

La iniciativa de Maroni se produce como respuesta al rezo, el pasado día 3 de enero, de un grupo de musulmanes frente al Duomo de Milán, así como las manifestaciones contra Israel acontecidas en los últimos días ante otras catedrales y ante el Coliseo de Roma.
El ministro hizo el anuncio al responder a una interpelación parlamentaria y subrayó que la medida tiene como objetivo “una mejor regulación de las manifestaciones que permita garantizar el derecho a manifestarse, pero también el derecho de los ciudadanos a poder disfrutar de los espacios de su ciudad”.

Maroni advirtió de que “los hechos que acontecieron ante la catedral de Milán no deben volver a ocurrir” y subrayó que “las sedes de la policía y los supermercados también serán vigilados”. El ministro explicó que está estudiando la posibilidad de que los organizadores de marchas autorizadas depositen una fianza para cubrir cualquier daño que puedan producir los manifestantes.

Libertad Religiosa

“No se trata de impedir la libertad religiosa. La directiva de Maroni tiene como finalidad evitar que se vuelvan a producir profanaciones como las que tuvieron lugar en Milán o en Bolonia”, puntualizó Andrea Ronchi, ministro de Políticas Comunitarias.

“Es probable que haya excepciones”, afirmó el jefe de policía de Milán, Gina Valerio Lombardi, quien dijo que la medida no impedirá, por ejemplo, actos de campaña en períodos electorales.

Reacciones

La mayoría de los representantes de la comunidad islámica en Italia interpretaron la medida como discriminatoria y han puesto el grito al cielo. El presidente del centro de Cultura Islámica de Bolonia, Radwan Altounji, afirmó: “Si el ministro hace un decreto, nosotros lo respetaremos aunque no nos guste. Lo respetaremos también si se hace solo en contra de los musulmanes. Pero ese sería un acto discriminatorio”. Ali Abu Swawina, imán de Segrate, cerca de Milán, señaló: “Nadie puede vetar el rezo en un país democrático”.

Sin embargo, hubo también algunas voces musulmanas a favor de la iniciativa. “Estamos de acuerdo con las medidas del ministro porque no se deben repetir episodios como la quema de la bandera de Israel”, afirmó el imán de Nápoles, Abdullah Cozzolino.

Fuente articulo: Panorama

Anuncios