Tortura Sub18 que parece que en este tema también tenemos Categorías Inferiores

Publicado en: Las Cloacas del Estado

3 de Febrero, 2009

A la hora de valorar la calidad de una democracia, del nivel de sociedad, en la que vivimos, es comprobar la salud de los servicios sociales más básicos. Así se analizan la sanidad, la educación, los servicios de prisiones, las fuerzas de seguridad, las precauciones ante la tortura, los reformatorios y orfanatos.

En este blog hemos hablado y seguiremos hablando, por desgracia de la tortura. ¿Cómo no vamos a creer que existe, que además no se previene, cuando se observan acciones tan demenciales, execrables, cómo las que estamos viendo ahora en las noticias sobre los centros de acogidas a menores? Si esto lo hacen con menores que no han cometido delito alguno, ¿qué no harán con los “presuntos delincuentes”?

Uno no suele creer que este tipo de cosas pasan en el primer mundo, mucho menos en nuestro país. No, estas cosas sólo pasan en sistemas dictatoriales o tercermundistas. Pero para sorpresa de algunos, para horror de muchos, el Defensor del Pueblo acaba de presentar un informe al parlamento de casi 500 páginas sobre la investigación que ha realizado en 27 de los 58 centros de acogida en España. Señalar que sólo 2 de esos centros son de gestión pública, pero que las Comunidades Autónomas son las responsables últimas de dichos centros, a pesar de que sean privados. También indicar que los centros de acogida, son lugares que atienden (o deberían) a jóvenes con trastornos sociales pero que no están allí con ningún tipo de sentencia judicial. Para que quede claro, repito, no son delincuentes. Aunque este trato tampoco sería apropiado en caso de lo fueran.

Orfanatos, centros de acogida e incluso reformatorios siempre han sido un reflejo de la sociedad en la que vivimos. No hay más que leer a Carlos Giménez en sus tiras de cómic en Paracuellos, dónde señala que no es que por vivir en los centros de auxilio social, vivían en una sociedad peor, que la pobredumbre de esa sociedad, era generalizada, pero que se podía notar más en los que menos pueden defenderse, los niños. Sobre todo los niños, que por la razón que sean, han de depender de la administración y no de sus familiares. Es espantoso comprobar, que en esos centros, dónde su función principal es velar por los niños, educarlos, cuidar su bienestar, se utilizan tratamientos vejatorios y desde luego, que contradicen la declaración de los derechos humanos.

Las historias que son verídicas, reflejadas en Paracuellos, son historias que comprenden los años de la postguerra hasta la década de los años 50. Uno espera que si mejora la vida, a pesar de la dictadura, habría podido mejorar la vida de estos chicos, pero entonces encontramos historias parecidas, también llenas de vejaciones en un post de un blog en La Comunidad de El País, dónde hay más de 1300 comentarios en los cuales, además de reencontrarse muchos de los que estuvieron en el Orfanato Nacional del Pardo, también van contando sus experiencias. Hay más artículos dentro de ese blog y mucha documentación allí acumulada y los hechos que allí se relatan son ya entrando en los 70. ¿Qué podíamo esperar tras la vuelta de la democracia? ¿Incluso tras la transición?

Pues no encontrarnos con noticias como ésta en ningún diario:

Golpes y celdas para los menores bajo tutela

Dónde se relatan los abusos, maltratos y vejaciones que están recibiendo niños, muchos de ellos por no dejarse “domar” en algo tan importante cómo “negarse a mirar a los ojos a un educador”. Si la desnudan y la hacen arrodillarse ante la “educadora” ¿qué no harían si la joven le hubiera levantado la voz? Da miedo leer este tipo de cosas. Da miedo saber que hay niños que llevan poniendo denuncia tras denuncia y siguen dónde están, da miedo saber que tanto la madre biológica u otra de acogida, ante lo que está viviendo su niño, quieran recuperarlo y no les dejen. Da miedo pensar lo que les están haciendo hoy o que desde alguna administración se les justifique diciendo que los educadores están sometidos a mucha tensión y estress. ¡Ahora va a resultar que las víctimas son los “educadores” y no los niños!.

Aviso, cuando digo “educadores” refiriéndome a estos “intentos” de persona, estoy utilizando la ironía.

Más artículos relacionados:

Reportaje: Un palacete con barrotes

Cartas de alguno de los niños

Parece que tras el informe, el Gobierno pide a la fiscalía que actúe

Espero que lo hagan con prontitud, parece ser que hay un suicidio (aunque alguno se le han planteado dudas de que lo fuera) y algún otro intento más.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://elnuevordenmundial.wordpress.com/2009/02/14/tortura-sub18-que-parece-que-en-este-tema-tambien-tenemos-categorias-inferiores/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Un pequeño aporte:

    ¡El nombre debe ser RED JEDI! ¡No puede llamarse de otro modo! ¿Por qué?

    Esto me ha hecho ver que todo este montaje sobre una red de gente, va a servir exclusivamente para dos cosas:
    – Una, recabar toda la información posible sobre el personal que se está moviendo en este mundillo. Hacer una base de datos con todos estos datos: domicilio, teléfonos, emails, vínculos familiares, ocupación, etcétera.
    ¿Cómo lo conseguirán? Fomentando las reuniones personales y afianzando el “buen rollo” entre los miembros para que se hagan amigos y abran su corazón, al mismo tiempo que se cuentan su vida.
    Al final, con que uno de esos supuestos amigos sea un sicario al servicio de las “Altas Esferas”, conseguirán hacerse con dicha información. Puede que incluso utilicen a personal “ciego”, que no se da cuenta de lo que hay, para recopilar esos datos. Y ya sabes, la información es poder. Dado el caso se podrá utilizar en contra de quien se “escape de la red”, bien con amenazas, desacreditaciones o incluso, apurándome, desapariciones físicas.

    – Dos, promover las acciones callejeras y la diseminación del mensaje, pero bajo el amparo del logotipo “Red Jedi”, por lo que está asegurado la poca credibilidad del argumento.
    Comprobado, (me pasó con mi hermano) con tan sólo nombrar “Red Jedi”, el que te escuche, como mínimo y si es un ser querido, esbozará una sonrisa. Imáginate a un desconocido, se partiría de risa y te tacharía de “friki”. Y aquellos que, directamente, estén en contra de que toda esta información salga a la luz, lo tendrán a huevo para desacreditarte.
    Final de la historia: la mayoría saldrá despavorido y con pocas ganas de continuar con el tema y los más atrevidos acabarán quemándose y diseminándose en pequeños grupos.

    Así que lo que pienso es que todo esto es una trampa para hacer explotar el movimiento desde dentro. Usando un símil marítimo: es una red que atrapará a todos los pececitos de buen corazón, para terminar en las neveras del barco pesquero.

    • druydako:

      tal cual tu lo dices……..una muy buena trampita……en fin

      un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: